Columnistas

«Las fábricas de la escritura o el autor como influencer, canon y un solo modo de producir textualidad»; por Alma Karla Sandoval

«Ya ni hablar de las estrellas en Goodreads, de la calificación que los lectores de todo el mundo le conceden a un libro como si se tratara de una habitación de hotel, un viaje en Uber o un restaurante. En estos tiempos, una obra con un promedio menor a tres puntos no se compra», consigna Alma Karla Sandoval en esta entrega que cuestiona los criterios de calidad literaria.

«El papel en santa paz, cultura electrónica y sus resistencias»; por Alma Karla Sandoval

Llegar a publicar en papel se ha convertido en una operación casi parecida a un milagro. Sin esa idolatría, la cultura del libro digital podría bailar una música más alta en el futuro inmediato. Alma Karla Sandoval reflexiona sobre el tema y algunas partes del fragmento del famoso discurso de Guillermo Saccomanno.

El dolor no tiene dueño; por Guillermo de Jorge

Con un tono entre aquel dichoso el árbol que es apenas sensitivo, de Darío y el por doler me duele hasta el aliento, de Miguel Hernández, Guillermo de Jorge, que es ante todo poeta, pero también un activista de primera fila, desgrana y desvela el cuerpo del dolor humano que es un hecho que pertenece a toda la ser viviente. De ahí la empatía que debería existir ante dicho dolor, hecho que no se produce.

El amor de los poetas en la literatura que inventó la literatura; por Alma Karla Sandoval

Según Alma Karla Sandoval, «la literatura rusa ha aportado a la novela, a la poesía, un sentido inmenso de en el territorio de la emoción que es la cultura, su condición humana». Por ello en esta columna se ofrece un díptico epistolar entre la ficción y la realidad de tres enormes autores: Boris Pasternak, Marina Tsvietáieva y Rainer Maria Rilke.