Selección de poemas de Francisco Mas-Magro y Magro

Presentamos una selección de poemas de Francisco Mas-Magro y Magro de la antología poética (1969-2018), «Glosa de lo cotidiano» (Editorial Soldesol) y de «Cuaderno de blues» (Fundación Devenir Poesía)

Poemas de «Glosa de lo cotidiano» (Editorial Soldesol, 2018)

CANTO ROSA A SOPHIE MILMAN

A veces la vida es del color de la rosa.

Rosa.

Sientes el calor que sale del músculo anterior

                                                                           del abdomen,

la pasión que sube entre ambos pezones,

que llega hasta la lengua.

Es el sabor de labios sensuales y húmedos.

Una especie de paz que parece hiere

el nervio sensitivo,

y consigue desplegar la vida

como un velo vaporoso.

Es la música, así que gelatina,

humor que se pega al recuerdo.

Por momentos, es pasión.

La existencia rosa, como la rosa, es rosa.

Esa vida que acaba de poner la última mentira

            a tu paso.

Y los minutos de esta vida rosa,

como la música en la garganta de la dulcísima blanca,

del violón que acompaña el cantar,

es casi consciente de franquear la hoja de mi cuento.

Me dices, oh palabra, que la vida es rosa,

sí, como la flor rosa.

Y confiado espero el próximo grito.

¡Siento que la vida es rosa en sí misma!

Hasta la muerte.

Porque la muerte es gris. Como el sueño.

Como el libro cerrado.

Como tu canción en silencio.

Como ese amor despreciado,

abandonado en la deslucida nebulosa del olvido.

Aunque a veces, la muerte o la vida sombría, ¿es rosa?


ELEGÍA A ANTOÑITA

Ya no sabes Antoñita. Sobre  tu corazón

se precipitaba el blando ácido.

El pomelo de tu boca,

entristecida por la miserable vida,

no gime en su contractura:

húmeda oscuridad amoratada;

podredumbre de olor a leña.

¡Ay! Aparece cierta cana en ese cabello,

tullido como tu cuerpo descompuesto,

(la juventud protesta,

y  grita la soledad que huele a incuria).

Ese pecho tuyo, antes pletórico

hoy reseco.

                      El pezón retorcido, rígido en su muerte,

es el centro de unos brazos violentados.

Lloro los puntiformes moratones de tu caída.

¡Ay! Por ese lugar penetró la muerte

cada jornada

y a través de ese, el ahogo agonizó en un suspiro,

        largo.

El gramo de equivocada esperanza,

la tristeza helada de tus párpados,

se refugian en  las pupilas frías,

y de esos los labios desleídos de tu  desdicha

                                                                           huyen los besos.

Disipada la mirada en la camisa,

un largo cuello, redondo, aniquilado,

alumbra, también muerto, como el hígado maltrecho.

Gatea la mugre hacia el ombligo

con su hedor de muerte nauseabunda.

¡Oh! Antoñita, dime: ¿quién te amó?

Flor de un día.

¿Quién, en las tardes rojas del otoño,

te auxilió con el calor ansiado?

¿Quién te cubrió de besos las pestañas?

¿Quién deseó tu cuerpo de adolescente ahora muerta?

¡Quién te quiso, mala espina!

¿Quién,

               entre esos brazos rígidos de sol y ahítos de luna?


FINAL

Si alguna mañana

al despertar sientes mi ausencia,

piensa que he muerto.

No busques mi voz en los cajones.

No remuevas los asientos.

No me llames

gritando mi nombre a los pasillos.

Búscame en el silencio,

en tu dolor,

         en la nada que llena el infinito.

Búscame, amor,

    en el sol,

                                           en el mar;

estaré en la lluvia

                               o, dada mi condición de distraído,

enredado entre las hojas del otoño.

Si mi ausencia te intimida, en la verdad que nadie sabe

       busca

 mi alma entre los libros,

allí en sus hojas escritas

                                          viven los años en que fui carne.

Y si quieres, yo te digo:

Aunque me afirmen olvidado,

mi alma dormirá en el recuerdo

de lo que fui, ilusión finita,

en ese futuro amorosamente elaborado.


Poemas de “Cuaderno de Blues” (Editorial Devenir, 2022)

CUADERNO DE BLUES

Cuenta la leyenda
Que quien nace en luna nueva
No distingue de colores,
Solo sabe ver en blues.

                               A Carmen Yebra Camacho. “Otoño Azul-Celeste”

ANACRUSA

I

La vejez ya no me llama pues me tiene entre sus brazos

y cubren mis años despojos de una historia improvisada.

Aquí estoy,

                   sentado, sin prisas,

esperando la anacrusa

                                     que me empuje 

a los doce compases y sacudan,

de la memoria publicada

                                         como vida,

tantos blues,

            tantos  booguis,

mil cafés en un jardín reseco

de grama y palmeras que lloran

                                               sin saber

por qué se caen las ternuras.

Ya me tengo de nuevo,

sentado,

                escondido

 con ignorante conciencia,

                                              repitiendo 

aquello que conozco.

En el mismo rincón, con un fox

                                                     trot

amigo de mis horas,

                                  las notas

y su voz desarraigada

empujan el pasado, cortamente lejano,

hacia un amor que orbita tembloroso.

II

Enamorarse es muy fácil,

cuando la vejez observa la piel

                                         detenerse

abstraída en la belleza reseca.

O cuando al rozar

                    apenas un descuido,

                           descubre

que la vida escapa en la rutina

y otras formas aparecen  bajo una melodía yacente.

La pereza se pega al corazón

                              de tan cómoda torpeza

y no sabes dónde eternizan

                                               los olvidos.

No percibes lo que eras

                              antes de ser lo que no eres  

al tropezar con la raya

                                      del pasado

y perder, 

               sin remedio,

                                    ser persona;

borrada cualquier mañana

por el calor del tiempo fatigado.

III

La edad que tengo

puede escribir versos en la cantina

y auscultar la soledad en los compases

que Elton  nos arrulla,

                                    oculto

en un silencio seductor

                                      que la habitación del café

disimula.

Turn me loose from your hands   

Let me fly to distant lands.

Déjame suelto de tus manos.

                                               Déjame

volar a tierras lejanas.

El llanto del cantante sobre mi angustia irremediable,

                                   sobre el vaho de menta,

                                   sobre la edad

                                                          que el fondo del bar percibe.

Las cabezas ante mis lentes

                                               se ahogan

con las manos hincadas en sus cuerpos,

rendidas sobre la muerte que la soledad les procura.

IV

Oigo una zamba

                             de amor que en vuelo grita,

y susurra casi a mi oído

                                         atento al silencio:

Ardiendo adentro mi sangre.

Es una voz, es Tamara. Una vida.

Allá fuera,

allí donde dicen que luce la savia,

                   caerán aún mis gotas.

                                                        Las que restan
en el aire de esta aurora permanente,
                                                            tu nostalgia,

sin poder arrancarse del amor

                                                  que sigue,

crece en el  tiempo,

                   justo al fondo,

                                             colgado

de la orilla de un violonchelo colmado de música de aves.


BURIED ALIVE IN THE BLUES

A la poeta Maria Ángeles Lonardi  Gette, 

              su recuerdo en “Clasijazz”.  Almeria.

Enterrada viva en el blues

con el verano arruinado,

la Perla,

              Janis,

                        profirió su último suspiro.

Oh Señor, ¿no me comprarás un Mercedes Benz?

“Buried   alive in the blues”,

fue el silencio,

la voz muda

                     de aquella canción truncada.

La heroína floreció

en el polvo de la muerte.

¡Cuento contigo, Señor!, dice Joplin protestando.

El pueblo piensa que canta y Janis llora su caída.

(¡Por favor, no te olvides!).

I’m counting on you, Lord! Please don’t let me down.

Cuento contigo, Señor, por favor,

                                                         no me  defraudes.                      

Adiós, pequeña.

Adios, niña

                     rebelde.

Won’t you buy me a little bit of love?

Sólo, Señor, dame un poco de amor.


NOSTALGIA DEL GORKA

A Sagrario Beneitez, en la cafetería Gorka en el centro de San Sebastián.

Leo a Huidobro

en el bar de Gorka.

San Sebastián se transforma

y la voz de Beth Hart

me aísla del frio cobrizo de la calle.

Kafe bat, mesedez.

Le indico. Es así como se pide

en este lugar moderno,

elegante,

                 iluminado de globos de cristal

que disuelven

ruidos, palabras, temblores.

El ambiente se aísla en las voces

                                                      susurradas,

el café y la presencia de jóvenes.

(Serán estudiantes o abogados pactando sus negocios).

Eskerrik asko.

Ya el caldo amargo sobre la mesa,

Huidobro en las manos

y la voz de Beth Hart

arrancándose la canción del alma.

Es el cálido lugar y la gitana del jazz

                                    que mueve su voz,

 timbra como Janis su garganta blanca,

y,  sin yo darme cuenta,

                                       hace de mi descanso

un discurso de ilusiones

                                         y siento

como que baila olvidándose de la  lluvia,

de la humedad que afuera insiste varios días.

En el zigzag de su voz,

                                       mi pensamiento

dibuja su cuerpo

                              esbelto,

 su cuerpo relleno de formas, 

y se me van los ojos de la abstracción detrás de sus brazos

                          y      

surge un deseo libidinoso que me afloja

                                                                   bajo el aroma

                                                                                           amargo

de aquel café solo

que acompaña la lectura

                                         insociable

                                         y bella,

del canto de Altazor.

Mi sombra.


FRANCISCO MAS-MAGRO MAGRO

Alicante (San Blas) 1946.

Durante su etapa universitaria de Granada forma parte de los grupos literarios “Tragaluz” y “Poesía 70”, publicando bajo el pseudónimo de “Noël Éfese”. 

Funda en Alicante, 1969, el Grupo Lasser de Poesía, que al tiempo se transformaría en Grupo Lasser de Cultura y que dirige hasta el año 1973, que por razones políticas, se disuelve.

En esta época publica en la revista “Aixará”, órgano grafico del Grupo Lasser; en la revista oral de la poesía “Lasser”, que se emitía desde Radio Popular de Alicante; en la revista de poesía “Álamo” de Salamanca y en la revista “Tragaluz” y “Poesía 70”  de Granada.

Se Licencia en Medicina y Cirugía en la Universidad de Granada  en 1974.

Inicia su actividad en la Geriatría Clínica en 1979, hasta su jubilación en 2012, con especial atención a la Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias.

Actividad docente en Geriatría en la Escuela Valenciana de  Estudios de la Salud de la  Generalitat Valenciana de la Consellería de Sanitat,  así como en  otros departamentos.

Profesor de Geriatría, colaborador del Departamento de Enfermería de la Universidad de Alicante, de 1994 a 1997.

Miembro de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología desde 1981.

Miembro de la Asociación Gerontológica del Mediterráneo, de la que es actualmente Vicepresidente.

Miembro del Ateneo Blasco Ibañez de Valencia.

Vicepresidente del Ateneo Cultural del Colegio de Médicos de Alicante.

Subdirector de la revista digital “El Cantarano.com”

Independientemente de su actividad científica, ha publicado seis libros.

“Historia y Presencia de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Gracia de Alicante”. (2001).

 “Francisco Mas y Magro (1879-1958). Padre de la Hematología Española”. (2008).

“Notas para una historia del Real Convento e Iglesia de Nuestra Señora de Gracia de la Orden del Seráfico Padre San Francisco de Regular Observancia de Alicante” (2016).

“Luis Casteig Torregrosa. Memoria de un pintor olvidado” (2017)  

“Glosa de lo Cotidiano. Antología poética 1969-2018” (2018)

“Cuaderno de Blues”, poemario. (2022)

Directora General Revista Gafe.info

1 thought on “Selección de poemas de Francisco Mas-Magro y Magro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.