Selección de poemas de la poeta española Mónica Velasco

Presentamos una selección poética exquisita, de las obras publicadas, de la poeta Mónica Velasco.

De la escritura

Cuando mis ojos perfilan el roce

del ala en el aire,

 descifran el fuego.

Cuando mi oído alcanza

la tensión del átomo en la vida.

Cuando mi piel inspira

la temperatura que fuera

de mí –en sinergia–

circunda y se inflama,

soy el lobo al acecho de toda verdad.

Fiera de fauces y garras.

 Encrespada. Devoro.

Después, el cazador de la noche

abrirá mi vientre y me hundiré,

de nuevo,

en la rutina del pozo

 cargado de piedras.

                        (De Tus ojos sostienen el vuelo del pájaro)


Grafemas

El aire suspendido los comprende.

Conoce los grafemas que diluyen

su discurso. ¡El solo aire!

Cruzar entre los planos un ala

que abarque

la sola transparencia.

Soñar el trazo desligado de la letra,

dejar la sola palabra al azar.

            Y vienen a mi casa con su lumbre.

            Traspasan los postigos y los muros.

Todo es selva cercada, luminosa,

jardín donde las letras me recuerdan

la escala que tendemos invisible.

Mejor es no decir

y ser del vuelo.

                        (De Tus ojos sostienen el vuelo del pájaro)


Dejad que esta sed venga conmigo

Dejad que esta sed

que me acompaña venga

conmigo. Que el cuerpo

se me agote, que la mirada

se gaste de tanto.

Porque es un don la vida,

pienso dejarme la piel

en cada abrazo;

desgastarme la boca y los labios

rodando por tu piel, humedecidos.

Pienso,

entregar esta fortuna que es mi vida

a darme por completo

hasta la aurora.

                        (De LLumantia ilíquida)


Yo quiero salir a esa noche

y sentir que la noche me contesta.

Desconozco las preguntas

que formule

pero la noche seguirá su curso

de escucha atenta,

obstinada en su indulgencia

con lo breve de mi vida

y lo importante.

Tal vez la noche me recoja

en su respuesta lumínica

e incendie mi frente de nada

parecido a la cordura; tal vez

sienta que el pecho

conoce ya lo suficiente

y prenda en él, tan solo,

más paz.

                        (De LLumantia ilíquida)


Ser noche que dispara

o ser dardo que acude.

Y ser en la noche

                        y en el dardo

el incienso que queda.

                        (De LLumantia ilíquida)


La lágrima del corzo

¿Qué nos importa, ya,

si oscurece la tarde?

¿Qué importa si el viento

nos trae a las pupilas

olor a incienso, a tierras altas?

¡Amémonos como lo pide la vida!

¿No sientes el pulso suave

salirse entre los miembros?

¿No rompes en delirio

en esta estancia sin prisa,

en este abismo de flores?

¡Amémonos como lo pide el mundo!

Escucha al mar cantar

al fondo de sí mismo

esa canción profunda.

Hilar la tela

que sostiene al ruido.

Todo late esta tarde por nosotros

esperando el azar

de tu mirada, fortuita,

abriendo mi vestido.

                        (De la versión bilingüe

                        LLumantia ilíquida – The Wavering Blaze)


MÓNICA VELASCO

Poeta y profesora de Lengua Castellana y Literatura. Ha publicado poesía, artículos y reseñas en revistas como Repertorio Americano, Nueva York Poetry Review, Verbeia, Álamo, Papeles del Martes, Acalanda Magazine…), libros conjuntos, antologías y participado en recitales y congresos poéticos, como los anuales Encuentros Internacionales  de Poetas Iberoamericanos.

Tiene publicados los poemarios TRAZOS. En torno a Anglada Camarasa, en coautoría con el poeta Antonio Colinas (2018), Llumantia ilíquida (Ed. Amarante, 2019), cuentos infantiles,la edición bilingüe español-inglés, numerada y con ilustraciones de Carmen Borrego, Llumantia ilíquida – The Wavering Blaze (trad. Collin Reyman) con dos textos inéditos y el poemario Tus ojos sostienen el vuelo del pájaro, ed. (Diputación de Salamanca, 2022).   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.