1 poema de «Una lección musical» de Sergio García Zamora

En su «Otro poema de los dones», Borges da gracias «por la música, misteriosa forma del tiempo». Hubiese querido yo poseer tal afinación, pero siempre he sido una nota discordante, un virtuoso solo en eso de buscar la clave síncopa de todo. El que tenga oído, oiga: en Cuba música y poesía resultan casi lo mismo. Sonoro, rítmico, melómano, reúno estos diez divertimentos (ojalá mozartianos) para agradecer a los músicos, esas criaturas no menos extrañas del universo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *