Hablar de Pilar Aguarón es sumergirse a pleno pulmón en el arte, por Belén Mateos

Escritora, ilustradora, pintora, promotora de la cultura, mujer, ante todo, por encima de todo.
Su talento se hace patente en cada trazo, en cada línea y en la palabra; su obra está expuesta en galerías, en libros con su sello y en múltiples antologías.

Hablar de Pilar Aguarón es sumergirse a pleno pulmón en el arte.

Escritora, ilustradora, pintora, promotora de la cultura, mujer, ante todo, por encima de todo.

Su talento se hace patente en cada trazo, en cada línea y en la palabra; su obra está expuesta en galerías, en libros con su sello y en múltiples antologías.

Fue galardonada con el premio IMÁN 2016, por el que se le reconocía su trayectoria profesional y el apoyo y defensa de la Asociación Aragonesa de Escritores, de la que es en la actualidad Secretaria General.

Destreza y autenticidad, verdaderas historias con ese destino pasajero, con esa vida que vendrá con camisa blanca y pies descalzos, con la alarma en esa senda hacia la igualdad con sombreros rojos y nostalgia entrelazada con sabor a sándalo, éstos, entre otros muchos, son sus signos de identidad como artista.

Una mujer de su tiempo y a contratiempo.

Escritora, ilustradora, pintora, promotora de la cultura, mujer, ante todo, por encima de todo.

– ¿Qué significa ser mujer en el momento actual?

Siempre he sido mujer y siempre he sabido que he tenido que pagar un alto precio por ser libre. Pero he vivido con hombres que han sentido lo mismo. Han sido mis compañeros, no mis enemigos.

Desde que era una adolescente, hace de eso cincuenta años, me he esforzado para no dejarme doblegar. No siempre lo he conseguido. Pero llevamos demasiados años de lucha y esfuerzo para que estas nuevas generaciones de mujeres, se crean que lo conseguido es mérito propio. Bien al contrario nosotras les hemos allanado el camino, para que ellas, muchas veces, lo acaben convirtiendo en un lodazal.

– ¿Y en la literatura? ¿La paridad existe o es una coartada?

¿Paridad? Lo que hay que hacer es esforzarse para escribir bien. Es una lucha, un reto personal.

– ¿Qué le pedirías al hombre para colaborar en esa lucha contra el patriarcado y ese machismo que sigue siendo impronta en las entrañas de nuestra cultura?

¿A estas alturas de mi vida pedirle a un hombre que colabore contra el patriarcado? ¡Qué fatiga! Yo simplemente sigo mi camino, y en todo caso será él quien se quede atrás.

– Has realizado más de ochenta exposiciones, entre individuales y colectivas ¿Qué sensación te llevas al llegar a casa tras la experiencia de ambas?

Que el mucho esfuerzo empleado no ha merecido la pena.

– José Antonio Prades define tu obra como estilo “aguaroniano”. Nos encantaría saber tu opinión y el porqué de esta manera de escribir tan bien calificada.

Lo importante en el arte, ya sea en la literatura, como en las artes plásticas, es dejar tu impronta, tu huella. Que te reconozcan por tu obra. Eso es para mí haber triunfado.

– El uso de la voz en primera persona en tus relatos quizá sea por estar implícita en ellos o, tal vez, sea una casualidad en tu modus operandi al narrarlos ¿Qué nos puedes contar al respecto?

Es para identificarme más con los personajes, para vivir, para sentir, como ellos.

– Siguiendo con tu estilo literario y, más concretamente, con el sentido de tus narraciones, es habitual que muera un hombre o que se mate a un hombre. ¿Es una metáfora de la lucha que hablábamos antes contra el patriarcado?

No, es simplemente porque yo narro la historia y se reflejan mis sentimientos de mujer heterosexual.

– Muchos de tus relatos, de tus historias, están ambientados en la infancia y en la juventud. ¿Te marcaron especialmente?

Es todavía peor, muchas de mis historias transcurren en épocas que yo no he conocido, ni vivido. Me gusta contar historias que transcurren en la guerra civil, la posguerra.. hasta la década de los sesenta y alargándolo mucho al tardo franquismo. Simplemente me gusta, eso debe formar parte del estilo “aguaroniano” J

– Ya estamos terminando esta pequeña charla ¿quieres hablarnos de algo que no hayamos mencionado antes de darla por cerrada?

Creo que ya lo hemos insinuado, pero lo reitero: No hay que rendirse nunca, la vida es una batalla sin final. Solo la muerte vence. E insisto en que no hay que enfocar nuestras reivindicaciones sociales considerando a los varones nuestros enemigos. Yo a hombres y a mujeres los amo o los detesto por igual. Los mido y los valoro por su inteligencia, por su manera de pensar y sobre todo por el modo de interrelacionarse conmigo. Soy subjetiva en eso.

Ante una dama de tanta calidad humana y personal, me quito el sombreo. hago una reverencia hacia sus textos, y somos muchas personas las que hacemos la ola a esas mujeres que escriben sobre hombres y nos deleitan con relatos de 90 segundos sobre tantas historias que vendrán.

Hemos hablado de Pilar Aguarón y esa inmersión en su Universo artístico ha merecido, sin duda, la pena.

Hemos hablado de Pilar Aguarón y esa inmersión en su Universo artístico ha merecido, sin duda, la pena.

Belén Mateos

Columnista de Gafe.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *