Rincón del tango, por Felicidad Batista

1 microrrelato de Felicidad Batista

El cielo de Buenos Aires era una pincelada amplia y azul donde el río de la Plata se reflejaba tembloroso. El lila de las jacarandas casi tocaba la piel de algún cirro disperso y la brisa traía notas lejanas de un bandoneón trasnochador. Crucé la Plaza de Mayo donde una pareja bailaba un tango frente a la Casa Rosada y sus pasos combinados se mezclaban con las huellas de aquellas madres que preguntaban por sus hijos desaparecidos. El silencio de la historia retumbaba enredado en la melodía de la Cumparsita. Siempre quise ser una bailarina de salón y viajar por los pasos del tango y las corrientes de la milonga. Pero solo era un deseo secreto e inalcanzable. Me refugié en la vieja Librería de Ávila donde rebusqué, como cada día, en las novedades de libros antiguos. Cuando comenzó, junto al Cabildo, el concierto de campanas del mediodía me adentré por Bolívar hacia San Telmo. Era la hora de sentir los tangos. Por una cabeza bailaba en la Plaza Dorrego. El abrazo apasionado de la pareja se abre, se quiebra. Barrida y sacadas. Puente y calesita. Mordida, giros y salidas. Ella, sobre la fortaleza de sus tacones de aguja. Él, se deja enlazar en los quiebros del tango. Pero entre el vuelo escarlata del vestido y los pasos del bailarín, lo veo cruzar. El terror y el dolor también giran. Destellos de sangre olvidada. Y los golpes, los gritos, los impactos de su fusil sobe en mi espalda y despertar con las piernas dormidas para siempre. Largos años macerando rencor. Ya no es el muchachito de uniforme de la Armada. Se le ve como un clavo encorvado y herrumbroso que arrastra los pies y su mano tiembla sobre el bastón. Me asalta el deseo de acelerar y arrollarlo con mi silla de ruedas. Pero giro media luna y me alejo del pasado, serenamente. El tiempo ejecutó mi venganza.


Felicidad Batista

Directora General Revista Gafe.info

1 thought on “Rincón del tango, por Felicidad Batista

  1. Felicidad: tus historias siempre son obras de gran calidad, transcurran en Madrid, Canarias o Buenos Aires, siempre es un deleite disfrutar tu arte. Felicitaciones.

    María Rosa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.