Una semana, una poeta: Carlota Caulfield

0

Esta poeta ha residido en diversas ciudades del mundo y es profesora en Mills College. Autora de once libros de poesía, dirigió la revista «Corner» y ha traducido a destacados poetas. Reside en Berkeley desde 1992.

Fuente: Hablemos, escritoras. https://www.hablemosescritoras.com/writers/1455

Biografía

Carlota Caulfield (La Habana, Cuba) poeta, ensayista, crítica literaria y traductora. Licenciada en Historia en la Universidad de La Habana, un M.A. en Literatura española en San Francisco State University, y un Doctorado en Filosofía y Letras en Tulane University. Nacida en Cuba, Carlota ha residido en diferentes partes del mundo como Dublín, Zürich, New York, San Francisco, New Orleans, Oakland, y Londres. Desde el año 1992 ha establecido su residencia de forma casi permanente en Berkeley. Entre 1998 y 2002, Caulfield dirigió la revista Corner, una revista en la Internet dedicada al avant-garde, tema principal de sus intereses de investigación. Autora de once libros de poesía, algunos de ellos han sido publicados en revistas literarias de EE.UU., Europa y América Latina.

Como traductora se ha encargado de traducir al español selecciones de la poesía de poetas como; Eavan Boland, Rita Ann Higgins, Paula Meehan, Sara Berkeley, Catherine Walsh, entre otros. Ha sido editora y co-editora de diversas publicaciones como; From the Forbidden Garden. Letters from Alejandra Pizarnik to Antonio Beneyto, Voces viajeras (Bucknell University Press, 2003, Poetas cubanas de hoy. (Torremozas, 2002), y muchas obras más. Su poema “Carta de una virgen del sol a su amante” del libro A las puertas del papel con amoroso fuego (Torremozas, 1996), conforma el texto de la pieza musical Quipú del amor para soprano, mezzosoprano, tenor, bajo, trombón y un percusionista, de la compositora mexicana Hilda Paredes. Caulfield ha dado lecturas de poesía y conferencias sobre su obra en universidades, centros culturales y galerías de arte en EE.UU., Europa y Latinoamérica Actualmente se desarrolla como profesora y directora del Spanish and Spanish-American Studies Program en Mills College donde enseña cursos de cultura y literatura hispana.

Obras

Oscuridad divina (Betania, 1985)

34th Street, and other poems (Ediciones El Gato Tuerto, 1987)

Oscurità divina (Giardini, 1990) · Angel dust/ Polvo de angel/ Polvere d’Angelo (Betania, 1990)

A las puertas del papel, con amoroso fuego (Ediciones Torremozas, 1996)

At the Paper Gates with Burning Desire (Eboli Poetry, 2000)

Autorretrato en ojo ajeno (Betania, 2001)

The Book of Giulio Camillo / El Libro de Giulio Camillo / Il Libro di Giulio Camillo. (InteliBooks Publishers, 2003)

A Mapmaker’s Diary. Selected Poems (White Pine Press, 2007)

Fuente: https://www.hablemosescritoras.com/writers/1455

Poemas

Autorretrato en el espejo convexo

En el cuadro hay un niño sonámbulo, pero no se puede

saber si camina o vuela. El movimiento de la retina

no quiere terminar el juego de lo que reposa o se alza.

El hilo de luz crea una transparencia en la mano que hace

ver su anillo. Parmigianino es capaz de refractarse.

En el cuadro hay una niña sonámbula,

pero no se puede saber si camina o vuela.

Convergencias. Fluir desde el riesgo de una mañana

anónima. Los niños entran en la cámara lúcida y se

dan la mano. Un día nos veremos al otro lado del

prisma, abriéndonos caminos en territorios lúdicos.

Habítame en ellos.

Con mi rueca

No reconozco mi color.

En Alejandría perdí mi sombra

y toda apariencia de ciudad

ha sido belleza de lo inútil.

Todas mis coartadas sólo

sirvieron para estrechar

los lazos con la muerte.

Mi cuerpo encuadernado de lino

y la operación final

de enrollar mis venas.

Filtri d’amore

miel en todos los panes

miel en todas las bocas

miel en ti, amado mío,

con una pizca de canela,

y una cucharadita de vainilla.

La mano en el aire

Se extiende la escritura desatada

ante los espejos del cuerpo.

Las imágenes son pródigas

y el chispazo delicado del gozo

se cierran sobre la cintura

mientras se declara disidente.

Con fragmentos se construye el ánfora.

El descenso de la rueda termina.

La luz se hace forja

en su reflejo anónimo.

Cuando llegue el día

en que esté terminada

la forma entrará como aire

y un abrazador torrente

será murmullo.

De Giuseppe Arcimboldo

se ha dicho

que inventaba rompecabezas.

Stolen kisses are the sweetest, louveciennes, 1932

                                                                                                              Henri:

                                                                  Je pense à toi tous le temps.

                                                                                                               Anaïs

Lo único que quiero saber es

si detrás del espejo

me esperan tus ojos.

Kess me quick, my dear,

que la vida es breve.

Te amo ha tomado por asalto

todos mis Diarios.

Veámonos dónde y cómo sea.

Quiero que tus manos

escriban en los pliegues

de mis páginas

todas tus aventuras,

y que cada trazo de tu pluma

sirva para hacer

menos virgen mi cuaderno.

Y sobre todo

Inmutable e infinito

es tu cuerpo

de venado salvaje:

Es tu pelo

todos los árboles

Son tus ojos

todas las luces

Es tu nariz

todos los puentes

Son tus labios

todos los caminos

Es tu cuello

todas las canteras

Son tus hombros

todos los pilares

Tu pecho

todas las geografías

tus brazos

todos los vientos

Tu vientre

todas las espesuras

Tus piernas

todas las transformaciones

Inmutable e infinito:

eres

Equipo de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *