Una semana, un poeta: Jean (Hans) Arp

0

Hans Arp, escultor y pintor francés de origen alemán, destacó en el movimiento Dadá y la abstracción pura en París. Miembro de grupos como Der blaue Reiter y Abstraction-Création, influenciado por surrealistas y geometría, dejó un legado notable en el arte del siglo XX.

Jean Arp. Fuente: Picryl

Biografía

(Estrasburgo, actual Francia, 1887 – Basilea, Suiza, 1966)
Escultor y pintor francés de origen alemán. Tras iniciar sus estudios de arte en su ciudad natal, Hans Arp se trasladó a Weimar y posteriormente a París, donde ingresó en la prestigiosa academia Julian.

Entre 1912 y 1914 vivió en Munich y participó brevemente en el grupo expresionista Der blaue Reiter (El jinete azul), del que formaban parte pintores como Kandinsky, Franz Marc y Paul Klee, entre otros. Durante la Primera Guerra Mundial se exilió voluntariamente en Basilea, donde fue uno de los fundadores del movimiento Dadá y elaboró sus primeros relieves policromados, tal vez sus piezas más célebres.

En la década de 1920, nuevamente establecido en París, Jean Arp mantuvo estrechos contactos con los surrealistas, cuya influencia se vio reflejada en su obra. En 1930 participó activamente en el grupo Cercle et Carré, promotor de la abstracción pura con derivaciones geométricas, al que más adelante sucedió el denominado Abstraction-Création, que acogió a escultores como Naum Gabo, Antoine Pevsner y el propio Arp, quien fue además uno de los más señalados impulsores.

Fuente: Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «Biografia de Hans o Jean Arp». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en https://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/arp.htm

Poemas

Canta, canta

Arriba en lo alto

arriba arriba en lo alto

el rojo canta una canción

canta canta

y el tiempo pasa

Yo sueño y escribo

hete aquí que me acuerdo de los pintores y los escultores

que vi hace veinte años

en zurich en el café odeón

como leños

como pesados troncos

como bloques

como montones groseros y macizos

están acuclillados en bancos

y se entregan al desagradable proceso de la sublimación

luchan y gruñen contra sí mismos

pero hete aquí que estos señores desaparecen

se evaporan

desaparecen

y en sus sitios se encuentra huevos humeantes

El rojo canta

canta canta

yo sueño y escribo

yo bebo y canto

y el tiempo pasa

El rojo canta

canta canta

todo canta y flota

en la luz

Un día desaparecemos con un leve roce

como hojas muertas

y nos transformamos en polvo

y nos convertimos en chispas de estrellas

y cantamos y flotamos

felices con abrigos de fuego

Arriba en lo alto

arriba arriba en lo alto

el rojo canta una canción

canta canta

De «Días deshojados»

Versión de Jesús Munárriz

Colmena de sueños

las flores se visten con relámpagos

en el plumaje de la estrella duerme el sueño de carne

                    guarnecido de senos

el sueño tiene en la boca una estrella como el gato tiene en la

                    boca un ratón

las flores de carne tienen lengua de sueño

estrella de bruma

la estrella de carne bajo la bóveda del tiempo

el tiempo ronronea como un sueño

alrededor de los senos alrededor de las colmenas de sueños

                    duermen las estrellas

bruma de flor

plumaje de estrella

las flores ronronean

las estrellas ronronean frente a la colmena de los relámpagos

ratón de bruma

ratón de estrella

ratón de flor

el sueño es un gato su lengua es una flor

la carne ronronea en el plumaje del tiempo

los ratones y los gatos duermen sobre la lengua del tiempo

el relámpago duerme bajo la bóveda de bruma

las estrellas se visten con senos

la lengua de bruma en la boca de flor

la boca de bruma bajo la bóveda de carne

De «Le siège de l’air»

Versión de Aldo Pellegrini

Las piedras domésticas

las piedras son entrañas

bravo bravo

las piedras son troncos de aire

las piedras son ramas de agua

sobre la piedra que ocupa el lugar de la boca

brota una espina

bravo

una voz de piedra

está frente a frente

y codo a codo

con una mirada de piedra

las piedras sufren los tormentos de la carne

las piedras son nubes

pues su segunda naturaleza

baila sobre su tercera nariz

bravo bravo

cuando las piedras se rascan

las uñas brotan en las raíces

las piedras tienen orejas

para comer la hora exacta

De «Le siège de l’air»

Versión de Aldo Pellegrini

Y golpea y golpea y golpea

y sigue golpeando y otra vez

y así a continuación

y una vez dos veces tres veces hasta mil

y vuelve a empezar con más fuerza

y golpea la gran tabla de multiplicar y la pequeña tabla

de multiplicar

y golpea y golpea y golpea

página 222 página 223 página 224 y así a continuación hasta la página 299

                       pasa la página 300 y continúa por la página 301 hasta la página 400

                       y golpea ésta una vez hacia delante dos veces hacia atrás tres veces

                       hacia arriba y cuatro veces hacia abajo

y golpea los doce meses

y las cuatro estaciones

y los siete días de la semana

y los siete tonos de la escala

y los seis pies de los yambos

y los números pares de las casas

y golpea

y golpéalo todo junto

y la cuenta está hecha

y da uno

De “Días deshojados”

Versión  de Jesús Munárriz

Equipo de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *