Poemas del encierro, de Iván Quezada (2021, MAGO Editores)

Presentamos una selección de poemas del libro Poemas del encierro, de Iván Quezada (2021, MAGO Editores).

Felicidad

No fui feliz en el amor

tampoco en los sueños

Fui feliz al viajar a un lugar

que no estaba en los mapas

Obtuve de los días palabras

que nunca calzaron

en los crucigramas

Las veces en que el vacío

asomó su rostro entre la niebla

fui capaz de reír a carcajadas

sin ninguna razón

Canción de nadie

De un rostro que vi en la infancia

ha surgido el tuyo esta noche

Entonces aún no conocía

el mundo ni mi cuerpo,

sólo el rumor de algo

que más tarde llamaría

amor

Gracias a las multitudes

del pasado llegas

hasta el litoral

de mi breve estadía

De tus ojos la lluvia,

el fuego, el océano

caen como perlas

en un cesto de mimbre

Echas a volar tus manos

ante el espejo de mi fantasía

y persigo la estela de tus pasos

hasta que te robo más que un beso,

la respiración

Eres una excepción de la naturaleza

No se acostumbra tanta belleza

en el parpadeo de una luciérnaga

Dame el beneficio de la duda

para descubrir la certeza

de tus latidos en el cristal

de la eternidad

Que sea pronto o tardío, da igual

Ahora sé que existes y puedo

volver a mis graves trabajos,

como contar la arena del mar

y hablarle de ti a las sombras

Encierro

Hoy no veré a nadie, salvo el recuerdo de mi sombra

Pasó un millón de años en un segundo,

el origen del universo está un poco más lejos

Una cuarentena es lo más parecido a un sepulcro

Las sirenas de las ambulancias

son las campanadas del trasnoche

Como nunca el tiempo es un número

La comunión con el gato,

farol de ojos inmóviles

como la mirada fija de un ave,

recostado sobre mi pecho

para la más larga siesta

que registra la historia

Me faltó el aire en la calle,

pero no fue la enfermedad, sino un suspiro

que no encontró en este mundo la oportunidad

para manifestarse

Me cuesta escribir o editar

Me cuesta el amor que rehúye las pantallas

En mis sueños nadie me habla,

son espejos rotos en que mis pensamientos

sólo encuentran el rostro del olvido

Las mascarillas se parecen a morir asfixiado

con una almohada

¿Qué hacer ahora?

¿Declararles mi lealtad a las pantuflas,

observar la pálida cordillera del invierno

y pagar mis deudas eternamente?

¡Ah, cómo me gustaría darle de correazos

a la realidad, hasta que se extingan

los notarios, las férulas, los mascarones

y las corbatas!

Niño

Eres invisible para ti mismo

como un diamante bajo el agua

En tus desvelos inventas

la historia del mundo

hasta llegar al cero

de tus sueños en blanco

Sólo serás un adulto

cuando leas

los cuentos serios

en que mueren

tus abuelos

Cuando entiendas

que la guerra es eterna,

en el patio hallarás un sobre

con un secreto

que no quieres saber

Dignidad

No tengo a nadie en quien pensar

La multitud por las calles

es una persona

que no encuentra un espejo

donde mirarse

Soy el último ser humano

sobre la Tierra

A otra gente la odian

por decir mentiras,

a mí por decir la verdad

Nadie preguntaría

por mi suerte

al verme en un cartel

de desaparecido

Y sin embargo doy largas

caminatas por la ciudad,

atento a todos los gestos,

ávido de todos los deseos

Los rayados en las paredes

revelan la crisis del lenguaje

La justicia es una barricada humeante

como el cigarrillo de un muerto

La soledad es una hipocondría,

una campaña de marketing

de los egoístas

Las habitaciones están vacías

y no importa,

porque en algún lugar tú existes

y ni siquiera necesitas de la fe

Las mascarillas ocultan los rostros,

pero no las miradas

Detrás de los antifaces

nadie sobra, nadie

es un lugar común

Iván Quezada

Todos los textos pertenecen al libro Poemas del encierro, de Iván Quezada (2021, MAGO Editores).

Directora General Revista Gafe.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.