«La verdadera historia del niño santo», 1 relato de «Los conjurados» de Homero Carvalho Oliva

Los Conjurados, cinco cuentos del reconocido poeta, escritor y excepcional cuentista boliviano Homero Carvalho, quien nos confiesa que, “a pesar de escribir poemas y novelas, su vocación es escribir cuentos”, ratificando así su fidelidad hacia este género, “en tanto aborda la nave de locos de la escritura”, embarcación que le permite levar proa en un mar abierto de aguas calmas o también irreverentes, sin que le arrebaten el entusiasmo o la pasión. (Pilar Pedraza, Premio Internacional de Literatura Virginia Woolf)

La verdadera historia del niño santo

Tendría yo unos siete años y vivía en el barrio de Miraflores, en la ciudad de la Paz, a una cuadra del Estado Mayor. A esa edad leía el Nuevo Testamento y las vidas ejemplares de Jesús y los santos de la Iglesia católica me tenían impresionado, quería ser uno de ellos y llevar la buena nueva por todo el mundo. Los domingos iba a la misa de la Iglesia de la Virgen de los Remedios, en la avenida Saavedra; a veces me acompañaba mi madre. Un día me percaté que otros niños vestían ternos a la medida y si bien yo vestía mis mejores galas domingueras, no era lo mismo. Así que le pedí a mi compasiva madre que me comprara uno, porque yo también quería ir elegante a alabar a Dios. Un domingo, fui a misa a las siete de la mañana, iba estrenando mi terno azul marino, hecho a medida por un sastre de mi calle, me sentía guapo, feliz y en gracia de Dios; quería llegar rápido a la iglesia para que la Virgen María y a su amado hijo, vieran mi hermoso trajecito, así que me olvidé de orinar antes de salir de mi casa. Las ganas me vinieron en plena misa; aguanté toda la hora de la ceremonia sagrada las ganas de hacer pis, lo hice también como un sacrificio cristiano. Al terminar la misa, que me pareció más larga que la cuaresma, quise salir corriendo para llegar a mi casa y desaguar; pero no lo pude hacer porque sentía que si apuraba el paso me meaba en pleno recinto sagrado y eso sería una herejía. Desde la primera fila salí sufriendo a la calle y de allí caminé despacio, buscando la seguridad de mi hogar. Trataba de pensar en mis héroes favoritos para olvidarme de mis urgencias higiénicas y nada, la necesidad se hacía imperiosa, a media cuadra no pude aguantar más y el líquido caliente de mis entrañas se escapó de mi cuerpo y mojó tanto mis pequeñas piernas como mi nuevecito pantaloncito azul. Sentí tanto placer en la evacuación que no me importaron ni los transeúntes, ni los perros que me ladraban, ni los soldados del cuartel que me miraban indiferentes a mi drama; me paré en la acera, cerré los ojos, sentí como la energía fluía por mi cuerpo y disfruté de ese momento. Así fue que ese día decidí que los sacrificios no eran para mí.

Homero Carvalho Oliva

Homero Carvalho Oliva, Bolivia, 1957, escritor y poeta, ha obtenido varios premios de cuento, poesía y novela a nivel nacional e internacional. Su obra literaria ha sido publicada en otros países por prestigiosas editoriales y traducida a varios idiomas; poemas, cuentos y microficciones suyas están incluidos en más de cincuenta antologías internacionales, además de revistas y suplementos literarios por todo el mundo. Es autor de antologías de poesía boliviana, de cuentos y microcuentos internacionales publicadas en varios países.

«Los conjurados» (Editora BGR, 2022)

Disponible para leer inmediatamente en Amazon

La verdadera historia del niño santo: “Un domingo, fui a misa a las siete de la mañana, iba estrenando mi terno azul marino hecho a medida por un sastre de mi calle, me sentía guapo, feliz y en gracia de Dios; quería llegar rápido a la iglesia para que la Virgen María y su amado hijo, vieran mi hermoso trajecito…”

Se desarrolla en el barrio de Miraflores, en la ciudad de La Paz; el principal protagonista un niño de siete años, devoto de Jesús y lector del Nuevo Testamento, que, en su afán de alabar a Dios como corresponde, es decir apropiada y formalmente vestido, logra que su madre le agencie un terno de color azul. El niño vive una experiencia que conlleva urgencias fisiológicas y un consecuente “acto involuntario” que se convierte en un gran placer… La descripción del autor hace que este tragicómico episodio nos proporcione cierto regocijo y, a la vez, solidaridad con el protagonista. (Pilar Pedraza, Premio Internacional de Literatura Virginia Woolf)

LIBRO DIGITAL VERSIÓN KINDLE

Lee «Los Conjurados» de Homero Carvalho Oliva

Directora General Revista Gafe.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.