Entrevista a Beatriz Giovanna Ramírez; por Belén Mateos

Cerramos la Edición de Primavera con una de nuestras columnistas: Belén Mateos. Belén nos trae en su columna de opinión «Ser mujer nunca ha resultado fácil», una entrevista a Beatriz Giovanna Ramírez.

Beatriz Giovanna Ramírez es una poeta colombiana, afincada en Alicante hace una década; una mujer construida a sí misma, con las ideas muy claras, con “su yo lírico” en cada etapa de la vida, desafiante ante el amor incondicional.

Poeta, escritora y editora. Dirige Editora BGR y la Revista literaria Gafe “Éramos pocos y parió la abuela”.

Profesora de Lengua Castellana y Literatura. Diplomada en Creación Narrativa. En España se Licenció en Teoría Literaria y Literatura Comparada por la Universidad Complutense de Madrid.

Entró en el bosque de la poesía y un espejo de alta traición la desnudó junto al mar. Mujer de amor propio y coraje.

– ¿Qué significa ser mujer en el momento actual?

Existe un vínculo fundamental entre género, equidad social y cambio climático y reconocer que, sin igualdad de género hoy, el futuro sostenible y equitativo, seguirá estando fuera de nuestro alcance. Ser mujer significa estar en la mira. Nuestra palabra, nuestras acciones, nuestros derechos están siendo cuestionados. Frente a las desigualdades de género existentes, las mujeres asumimos una responsabilidad desproporcionada como encargadas de asegurar la igualdad de género, levantar la familia y sus cuidados, la equidad social y la solución para que exista un planeta sostenible, un mundo sin violencia. Trabajamos contra la precariedad, la injusticia, la violencia y la falta de oportunidades.

La lucha como mujer se resume en ese lema tan complejo que usó la ONU Mujeres este año: En la mira: Día Internacional de la Mujer 2022, «Igualdad de género hoy para un mañana sostenible» y reclama una acción por el clima por y para las mujeres.

Desde mis limitaciones he asumido un compromiso con la igualdad de oportunidades, la sostenibilidad y la superación de la brecha digital desde un lugar tan limitado como Finestrat. De eso se trata, de superar las barreras y la brecha de género, desde mi cuarto conectado a lo real y a lo simbólico.

– ¿Y en la literatura? ¿La paridad existe o es una coartada?

La paridad existe escrita, en la realidad, en nuestro día a día, en el 2022, con el feminismo rampante que usan como marketing, no. Wislawa Szymborska decía que «hay tanto Todo que la Nada se esconde casi gentilmente», no hay paridad en la literatura.

Así que no nos queda otra que resistir, transformar y crear nuestra realidad en la literatura. Como editora asumo el compromiso de cambiar el paradigma, de cuestionar el canon, de revisar lo que se está publicando. La paridad y la visibilización de la mujer escritora es mi principio.

– ¿Qué le pedirías al hombre para colaborar en esa lucha contra el patriarcado y ese machismo que sigue siendo impronta en las entrañas de nuestra cultura?

Mi equipo de trabajo en su primera etapa se consolidó con hombres. Las mujeres a las que inicialmente les pedí ayuda, colaboración, se negaron. Una de ellas se burló y me dijo que Gafe no llegaría a nada, que cambiará el nombre de la revista y que ella ya pensaría en enviarme algo…

El machismo, el sistema patriarcal se sostiene porque hay aliadas y aliados que siempre nos darán a las mujeres la posición subordinada.

El ideal que arrastra la masculinidad se asienta sobre una idea privilegiada cargada de beneficios y derechos situando a aquello considerado femenino como la parte dominada a la que no hay que aspirar.

Verme como fundadora, directora de un proyecto de cultura digital a muchas personas les incomodaba. ¿Cómo una Gafe como yo, podía dirigir un gran proyecto de cultura digital y revolucionar con otras maneras de vivir y de leer a través de la tecnología móvil?

Pienso que hay hombres que están dispuestos a ceder o cuestionar el poder y sus privilegios. Creo ferozmente que los hombres son aliados para luchar contra el patriarcado.

Los hombres que me han apoyado y los que están a mi lado, hablan muy bien de lo que se puede hacer.

-¿Antes de entrar en el “bosque” de España como era tu vida en Colombia?

Nací, crecí, estudié, me casé, fui madre, hija, amiga, profesora. Mi vida en Colombia está llena de buenos recuerdos que maximizo con los años. Así funciona la memoria.

-¿Cuál es tu compromiso en la lucha por las personas con diversidad funcional?

Mi compromiso con las personas con diversidad funcional es total. Busco promover su inclusión social en plenitud de derechos, fomentando y respetando su autonomía de decisión. Mi hijo Jack es el motor de mi lucha.

Apoyo como editora el derecho humano de acceso a la cultura y el conocimiento, el derecho a la accesibilidad lectora a través de la Colección lectura fácil, que inició, el 3 de diciembre, en el Día Mundial de las personas con discapacidad. Y que, en la segunda etapa, esta colección, se transforma en la Colección Puente de Letras, dando paso a más personas que escriben con el método de la lectura fácil, dirigida por Cecilia Horta.

-¿Reconduces tus textos para dar visibilidad a los derechos con personas con discapacidad?

Escribí un cuento sobre el derecho a la autodeterminación en las personas con discapacidad cognitiva para las Jornadas del Día Mundial de las personas con discapacidad 2021. Un cuento que fue adaptado para personas con diversidad funcional, en lectura fácil, por Cecilia Horta y un grupo de validadores: “Cuento de Navidad”. Mi cuento atravesó el puente de las letras convirtiéndose en otro cuento más accesible.

Lo publicamos en versión Kindle y lo promocionamos unos días como libro gratuito. Lo que me sorprendió muchísimo fueron los comentarios crueles que nos dejaron en el cuento adaptado; de personas que no tienen consciencia de lo que significa una adaptación en lectura fácil y mucho menos respetan los derechos de acceso a la lectura de personas con problemas de comprensión lectora. Lo despedazaron porque era muy fácil de leer. Y fueron en mi contra porque escribía para tontos. Esas personas, con problemas más profundos que la discapacidad, confirmaron que era muy fácil de leer, así no se hayan enterado de que leyeron un cuento adaptado para personas con disfuncionalidad cognitiva.

Creo que todas esas críticas que, infravaloraron el cuento adaptado, me reafirmaron en mi empeño de publicar más libros adaptados en lectura fácil. Leer es un derecho humano. Agradezco a esos canallas capacitistas y listillos, con sus insultos construí una rampa, un puente que llevará a más personas a vivir el placer de leer. Y en esto no estoy sola. Tengo un ejército de validadores en España y Argentina, una maestra, adaptadora y directora de la colección de lectura fácil: Cecilia Horta.

Yo no sé escribir ni adaptar en lectura fácil, pero pongo todos mis recursos y mi literatura (si es necesario), para que las personas con discapacidad puedan leer y disfrutar de la literatura. También abro las puertas a todas las personas que escriban y defiendan el derecho de leer de las personas con discapacidad cognitiva. De ahí que exista una nueva etapa de esta colección.

– Como mujer poeta ¿Cuántos cristales has roto para dar voz a lo que sientes?

He roto todos los cristales que me dicen cómo ser o cómo verme.

Ser poeta es un oficio que exige que tengas tu propia voz.

-¿Es difícil ser una mujer independiente como tú en la sociedad actual?

Pienso que sí. Las mujeres fuertes e independientes no gustamos, incluso estamos fuera del ideal romántico.

Las mujeres que desarrollan sus propias capacidades, las que están comprometidas con la corresponsabilidad y la cooperación, no somos muy bien recibidas.

-¿Más poeta, narradora o editora?

Ahora mismo desde que me levanto hasta que me acuesto soy editora. Aunque, la escritora siempre me salva de todo.

-Descríbenos ese “Yo lirico” con el que te desnudas ante el lector.

No podría describirlo. Escribo desde mi verdad y el dolor. Eso hace que esté expuesta, sin máscaras, desnuda, quizás frágil. Mi yo lirico se ha fortalecido con los años porque también he crecido. La madurez hace en el poema un sitio más universal.

-¿Cómo ves la conciencia social y feminista en la actualidad?

Soy pesimista. Siento que la crisis que enfrenta en la actualidad el feminismo nos pasará factura, quitándonos derechos alcanzados.

Defender la igualdad, la justicia, la consciencia social debe ser un asunto de toda la sociedad. Para mí ser feminista significa reconocer los mismos derechos para todos.

El feminismo combate la desigualdad, no la fomenta. No significa menospreciar o castigar a los hombres o a los grupos vulnerables y minoritarios como las personas trans y sus familias.

En parte, todas esas contradicciones y discursos transfóbicos y misándricos, me tienen bastante triste.

La única manera de hacer frente a todo esto, es ser coherente. Ser feminista es un acto político. Así que, desde mi casa, mi espacio, mi vida, mi revista, desde la editorial, hablaré de la lucha por ser igual, no de ser más que nadie por mi género o mi sexo. Esa es mi conciencia. La diversidad aporta y nutre la sociedad y a la vida.

– Ya estamos terminando esta pequeña charla ¿quieres hablarnos de algo que no hayamos mencionado antes de darla por cerrada?

Para cerrar, me gustaría decir que como editora BGR entre mis objetivos principales están: apoyar la creación literaria, la divulgación y la publicación digital de obras literarias.

Estamos consolidando y creando colecciones digitales, de calidad literaria, dirigidas por escritores tan destacados como: Homero Carvalho, Jorge Muzam y Antonio Arroyo; y las escritoras: Alma Karla Sandoval, Josefa Molina y Cecilia Horta. Promocionamos la cultura de la innovación y la competitividad. Con todo ello se contribuye al cambio de modelo productivo basado en el conocimiento y la innovación.

Creemos en la igualdad de oportunidades, la sostenibilidad, la tecnología y la cultura digital.

Tenemos abiertas 4 convocatorias de publicación: novela, relato, microrrelato y poesía.

Invito a conocer nuestro proyecto de cultural digital, a suscribirse en nuestra Newsletter para recibir información de alto contenido: novedades, convocatorias, lanzamientos, libros digitales gratuitos de nuestras colecciones electrónicas.

Gracias por esta entrevista, Belén. Me tomó por sorpresa y la valoro mucho. Gracias por ser la mujer aliada y cómplice que apoya la visibilidad y la igualdad. Cariños.

La voz poética y narrativa de Beatriz Giovanna Ramírez, plasma esa búsqueda incesante de la identidad femenina y el nexo con la conciencia social y con más énfasis, si cabe, con el feminismo. El compromiso con la lucha por los derechos de las personas con diversidad funcional y del colectivo LGTBI, toman forma en su hijo Jack, un chico transgénero con Síndrome de Down.

Ella es La Frida Kahlo de nuestro tiempo, su amor propio y lucha hace visibilizar a las mujeres de cualquier tiempo y lugar.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.