Charo Carrera, ante la intemperie del ser; por Guillermo de Jorge

La intemperie del ser humano comienza a tomar forma, cuando son los páramos del conocimiento quienes se alzan en contra de las sienes y dominan el alma y el cuerpo. El ser humano edifica su mundo a través del lenguaje. Con él, cobra sentido los objetos y el espíritu que los contiene. Avanza inmaterial por la material. Identifica el vacío y lucha contra el olvido. Para entender que el el arte, como el conocimiento, debe estar en todas las estancias de una sociedad. Somos parte de su legado y gracias a él, las diferentes civilizaciones siguen erguidas, encumbrando la luz como ábside de la humano.

Charo Carrera

Pintura, Escultura, Dibujo, Fotografía, Instalación, Land-art. Nacida en Palencia. Trabaja y reside en Málaga. Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Ha completado su formación artística con estudios de Delineación, Procesos Fotográficos aplicados a las técnicas gráficas, Escultura en Hierro, Serigrafía y Fotograbado con fotopolímero, entre otros. Artista multidisciplinar. Febrero 2020- Intervención «SI YO, SI TÚ», Una Invitación al Cambio» en Centre Pompidou Málaga. Cuenta con exposiciones individuales y colectivas a nivel nacional e internacional, como : “Ancha es la vida” en Italia, “Estar en otra parte” en Vélez-Málaga 2018. El proyecto de Land-Art “La blessure – La herida” en Biel-Bienne, Suiza 2016. “El proyecto Fénix” mostrado en León derivó en “Fénixa, la biblioteca de fuego” que presentó en el Archivo Municipal de Málaga (2015). En 2013 fue “Sturm und Drang” en Alemania y “Tempest” en Holanda. Ha intervenido en el Jardín Botánico La Concepción de Málaga con “Las Mensajeras Solitarias” 2011, y años después con “Los Ophelios”. En 2008 expuso “Los desarraigados y otros seres” en la Casa Fuerte Bezmiliana del Rincón de la Victoria. En Cuenca mostró “Del amor y otras tonterías” 2005, y en Palencia “El Ceremonial de la Apertura” 2003. Instaló “La Fuente Marmoleda” en el Encuentro Arte Genalguacil 2002. En 2001 presentó “Tengo memoria de 100 años” en Madrid. En 1999 mostró su emblemática “La vie rêvée del Anges” en Madrid y «Cómo vivir en sociedad” en la Casa de Cultura de Alcobendas, mostrando sus obras por primera vez en el Centro Cultural de Tetuán de Madrid con “Annus M”. Ha investigado acerca de la transferencia de imagen y electrografía, aplicadas a múltiples soportes, ha participado en mesas redondas, escrito textos para catálogos de arte e impartido conferencias en ciclos relacionados con “mujer-arte” en Madrid, Barcelona, Málaga e Italia. Recientemente, ha sido galardonada con el PREMIO BODEGAS ENATE 2020. Crear siguiendo el proceso creativo de la madre naturaleza siempre ha sido la constante de Charo Carrera, siendo sus trabajos de Land-Art la fusión de todo su trabajo artístico.

Charo Carrera, ante la intemperie del ser

            La intemperie del ser humano comienza a tomar forma, cuando son los páramos del conocimientos quienes se alzan en contra de las sienes y dominan el alma y el cuerpo. El ser humano edifica su mundo a través del lenguaje. Con él, cobra sentido los objetos y el espíritu que los contiene. Avanza inmaterial por la material. Identifica el vacío y lucha contra el olvido. Para entender que el el arte, como el conocimiento, debe estar en todas las estancias de una sociedad. Somos parte de su legado y gracias a él, las diferentes civilizaciones siguen erguidas, encumbrando la luz como ábside de la humano.

La antigua estación de tren de la Cala del Moral es un lugar idóneo para albergar la última exposición de pintura y técnica mixta sobre papel de Charo Carrera. La estación entendida como un lugar de paso, de convivencia y de encuentro. La estación como ese lugar donde todos los trenes del mundo van a morir. 

La última exposición de Charo Carrera, en la Sala Mare Nostrum, conjuga el pequeño y mediano formato, que complementa anteriores y futuras exposiciones de grandes lienzos, esculturas e intervenciones en espacios públicos como la reciente y todavía visible Intervención en Centre Pompidou de Málaga, llamada “Si yo, Si tú” (febrero 2020), que viene a ser la alerta de lo que podemos cambiar para no sucumbir al estado de negación en el que estamos. Esta nueva propuesta La fría intemperie, habla de la  incertidumbre,  de la soledad y de la desorientación a la que el ser humano es arrastrado, sea consciente o no. La exposición Estará abierta para el público hasta el 7 de mayo. Su obra también ha sido expuesta en MECA Mediterráneo Centro Artístico, Almería, bajo la dirección y comisariado del artista plástico Fernando Barrionuevo y Rosa Muñoz Bustamante.

Así, el discurso poético de Charo Carrera se desarrolla en el proceso histórico de desvalorización de los valores del ser humano, al estar de una forma y otra, condicionados. Su obra supone el planteamiento de la necesidad de establecer una nueva instancia valórica o conceptual de la realidad, que se fundamente en el ente mismo. Estableciendo una total transvaloración de los símbolos y conceptos ya existentes, orientados por el principio de la voluntad del ser.

Una obra metafísica que intenta acceder al mundo del conocimiento personal, a través de la catarsis propia del espectador. Buscando la  consumación en sí mismo del ser, para así alcanzar la superación de la propia metafísica del individuo.

Este nuevo proyecto se inicia con la serie “Como un Guante”, donde la autora recupera material fotográfico, autorretratos por lo general, y empezó a recorrer con las manos, con el cuerpo, con los ojos, con un rotulador, siguiendo la topografía de la imagen, como si dando vueltas y aislando el cuerpo del fondo, con oros y platas, pudiese volver el tiempo atrás y con él, la reflexión entre la memoria y el ser, entre el paso del tiempo y el deterioro progresivo de los cuerpos.

La nueva exposición de Charo Carrera, ya en sí es una presentación de intensiones. Desde la portada, que se articula y cobra vida, dando entrada al universo pictórico al que nos invita la artista. Una portada que es la presentación, en sí misma, de la fría intemperie. Ese huevo cósmico amarillo y ambivalente, que planea sobre el ojo de aquel, que lo intuye, que todo lo ve. Y que identifica y analiza todos los objetos que conforman el universo. Tanto en su parte sensible, como en el mundo de las ideas que lo envuelven.

En el proceso creativo la autora afirma que “encuentro la conexión directa con la naturaleza, con la vida, y puedo expresar el concepto de mi obra. No hay nada comparable, porque debido a mi espíritu arqueológico, lo que más placer me produce es encontrar, no sólo nuevos medios de expresión, lo que me lleva a trabajar también la escultura, el land-art y las instalaciones, sino también nuevos materiales, su comportamiento y fusión. Y sobre todo, abrir nuevos caminos creativos”.

La Sala Mare Nostrum, en Cala del Moral, en Málaga, albergará estas semanas la última exposición de Charo Carrera, a la que el público podrán asistir hasta el 7 de mayo. Una ocasión única para ver a una artista plástica que un reconocida trayectoria artística y que ofrecerá a los asistentes, presenciar las últimas propuestas de arte contemporáneo más frescas y luminosa de la actualdiad.

Guillermo de Jorge

@guillermodejorg

Directora General Revista Gafe.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.