Poesía

1 poema «23 de septiembre», Beatriz Giovanna Ramírez

En la poesía de Beatriz Giovanna Ramírez, el discurso amoroso se construye a partir de una voz: de un «yo lírico», que va viviendo y superando todas las etapas del amor. El sujeto amoroso mitificado es un hombre que como una serie de Netflix está lleno de dramas clásicos, thrillers, suspense, comedia, fantasía, ciencia ficción y guerras internas. Nuestra poeta le declara su amor y se pierde en sus hermosos ojos, emprendiendo un viaje por el amor no correspondido que al final la llevará a borrarse la cuenta en Netflix y a seguir otro desafío mayor: el camino del amor incondicional así misma.

1 poema de «Duermevela», José Miguel Junco Ezquerra

‘Duermevela’ es el duodécimo poemario de José Miguel Junco Ezquerra.

Se trata de 10 poemas en los que se aborda la casi imperceptible línea que separa el mundo de los sueños y el de la vigilia. Línea que se traspasa en ambos sentidos sin que en ocasiones se pueda saber con precisión en cuál de las dos nos encontramos. Los sueños también como utopía y aspiración.

Se aborda asimismo el mundo de los recuerdos que al ser evocados se transforman dando lugar a dos tipos de emociones: la del recuerdo evocado y la el recuerdo recobrado y transformado en el momento de elaborarlo poéticamente.

Adiós poeta, Giovanny Gómez. Por Henry Posada Losada

Acabo de conversar con William Ospina, con quien nos une una amistad entrañable, con él despedimos a Estanislao Zuleta, en Cali cantándole el poema de Miguel Hernández, “Elegía” y hace un momento le decía que con el mismo poema despediremos al poeta Giovanny Gómez, nuestro amigo, quien fue vencido por el incómodo huésped, esa entidad que está asolando nuestro país y el mundo.

1 poema de «Una lección musical» de Sergio García Zamora

En su «Otro poema de los dones», Borges da gracias «por la música, misteriosa forma del tiempo». Hubiese querido yo poseer tal afinación, pero siempre he sido una nota discordante, un virtuoso solo en eso de buscar la clave síncopa de todo. El que tenga oído, oiga: en Cuba música y poesía resultan casi lo mismo. Sonoro, rítmico, melómano, reúno estos diez divertimentos (ojalá mozartianos) para agradecer a los músicos, esas criaturas no menos extrañas del universo.