#brevesycontundentes «Realismo mágico, la vida misma» de Isabel Santervaz

0

Isabel Santervaz nos narra dos de los microrrelatos incluidos en su obra «Realismo mágico, la vida misma»

Una feligresa mortificadora

No tenía desperdicio el cotilleo de Dña. Bernarda. En el confesionario se despachaba a gusto. Hablaba y hablaba mientras la fila de feligreses llegaba esperando a confesar. El orondo párroco no veía el momento de ofrecerle el perdón y bendecirla, pero la mujer no daba tregua. El cura, agotado, no tuvo más remedio que improvisar. Ladeándose en el asiento, soltó una sonora ventosidad que provocó la desaparición de los parroquianos. Mientras tanto, doña Bernarda, sin inmutarse, le preguntaba si la carpintería de san José era propia o alquilada.


La fractura del cielo

Juan hablaba con un pino en el bosque cuando el cielo, pintado de cirros, se volvió tormentoso. Tras un fuerte estruendo, observó como la bóveda se fracturaba en mil pedazos; una luna regordeta y luminosa oscilaba en el aire, parecía estar a punto del desmayo, de precipitarse y aterrizar en la Tierra. De inmediato, Juan se percató de lo que ocurría y en una frenética carrera se abalanzó por el sendero. Pudo cogerla entre sus brazos. 

Equipo de Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *