Autor «Anónimo», por Freddy

En muchas ocasiones, esconder el nombre del escritor sirve precisamente para poner el foco sobre él. Así pues, ¿qué razones hay para que una obra quede anónima o seudónima? “Las razones por las que un autor prefiere permanecer en el anonimato no difieren de las que esgrime para optar por un pseudónimo, sobre todo en la exposición de ideas que pueden acarrearle persecución política o personal por los asuntos y personas mencionados en la obra”, afirma Jorge Seca, traductor, entre otras, de la célebre obra anónima Una mujer en Berlín, publicada por primera vez en 1954. » Fragmento tomado de «El misterio de los anónimos», El País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *