8M «Lo que ellas nombran»: Antología Poética

El 8 de marzo es una fecha de reivindicación, conmemoración y de celebración. Reivindicación de las demandas que siguen pendientes en cuanto al reconocimiento del ejercicio pleno de los derechos de todas las mujeres. Y también una fecha de celebración por los logros alcanzados, y una ocasión para poner el foco en las distintas generaciones de mujeres -pasadas, presentes y futuras- que han luchado y siguen luchando por la igualdad entre mujeres y hombres. El 8 de marzo de 2022, celebramos y te invitamos a leer y a descargar «Lo que ellas nombran: Antología Poética» Versión Kindle. Dir. Alma Karla Sandoval.

Antología Poética

Lo que ellas nombran

Lo que ellas nombran existe en esta antología donde la sororidad es un eco transfronterizo.

Escritoras de México, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Colombia y España resignifican la voz de las mujeres descolonizándose, confesando el ardor de sus cuentas pendientes, proclamas, promesas, sueños desde ese otro modo de ser mujer que, sin proponérselo, Rosario Castellanos reveló en la palabra poética.

Disponible para leer inmediatamente en Amazon

Es la manera en que Emily Dickinson o Sor Juana Inés de la Cruz se alzaron en sus cautiverios edificando un mundo propio más allá de la celda o el cuarto de la mujer abandonada. Desde ahí nombraron los seres y las cosas que hacen la vida con todo y las cadenas; con todo y los techos de vidrios patriarcales rotos gracias al lenguaje resiliente que poetas de nuestro tiempo recuperan.

En el Día Internacional de la Mujer 8M2022, lee y descarga

«Lo que ellas nombran»: Antología Poética

    Voces con esa temperatura podrán encontrar quien se asome a las siguientes páginas. Desde México, Zel Cabrera, desde el sur de ese país, describe una condición que no es una enfermedad, sino el sostén de las mujeres diferentes ya sea por su talento u otras capacidades que las signan. Andrea Ortiz, la más joven de las antologadas, revela talentosamente los confines de la alegoría del cuerpo como territorio que se toma y que se pierde. También desde tierra azteca, la reconocida Elisa Diaz Castelo destaca con un poema de sobresaliente factura que hace honor a lo que se ha llamado bioescritura de los días agónicos, es decir, lenguaje qu consigna el tiempo pandémico.

    Guatemala está representado por dos voces en las antípodas de su temática, pero no por ello menos certeras en su modo de entrar en la herida. La poeta Maya Cú denuncia la violencia del genocidio literal y simbólico que trae la conquistalidad negada a irse; su poema se ha antologado innumerables veces en toda Latinoamérica. Por su parte, Vania Vargas titula en inglés uno de los textos más hermosos en nuestra lengua sobre la íntima derrota del deseo de emancipación que marca el devenir de las mujeres en los cautiverios que a veces no libramos.

    Nicaragua y Panamá resuenan en los nombres de Marta Leonor González y Lucy Chau. La primera convierte un asunto familiar en pliegue doloroso, pero catártico que con precisión logra un efecto inolvidable. La segunda hereda la inteligencia de su compatriota, Diana Morán, retratando a una mujer a quien llamándola Negra se reviste de orgullo, de gracia.

     Colombia pisa fuerte en este libro con la voz de Luz Mary Giraldo, poeta sabia y de admirable trayectoria, quien con un monólogo donde Casandra expresa la dimensión de su castigo, abre el portal de la verdad mitológica. Luego Yirama Castaño Güiza ofrece un texto inédito en memoria de otra poeta, Luisa Fernanda Trujillo, gesto con el cual la neojerarquización de los vínculos poéticos, más allá de la muerte, cubre de oro esta publicación. Es el mismo caso del poderoso poema que nos permite publicar por primera vez la multipremiada María Gómez Lara, una pieza que leyó en las redes sociales a propósito de la despenalización del aborto en su país y que, definitivamente, no podía faltar acá. Tampoco la poesía de Lauren Mendinueta desdoblando el yo lírico, jugando a salvar su reflejo, recuperando a la otra que perdiéndose se gana.

      Latitudes europeas se agitan alto con el sueño convertido en literatura de Corina Oproae en otro texto inédito cuya generosidad con su matrilinaje y la amistad que hemos forjado, permite que la voz de esta profunda poeta eleve la calidad de lo que ellas nombran cuando conectan con su sangre. Algo similar ocurre con el tono potente de Tina Suárez Rojas desde Las Palmas de Gran Canaria porque sus versos son transgresión desde el intelecto y la víscera en equilibrio notable. María Gutiérrez cierra esta obra con temperamento libertario, agudo e histórico que funda un nuevo reino en la promesa del canto invencible de esa otra historia que nombramos las mujeres para desterrar el olvido, la opresión del silencio sistemático.

 Alma Karla Sandoval

Cuernavaca, 3 de marzo de 2022.

Disponible en Amazon

Entrada actualizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.