5 poemas de Yuleisy Cruz Lezcano

Cinco poemas de la poeta cubana Yuleisy Cruz Lezcano afincada en Italia.

Tu sombra

Los pájaros chillan sobre mi pecho,

se superponen por un segundo

nuestras sombras,

se dicen algo y el mensaje

pasa sin peso, se hace murmullo,

mueve la nada.

Dos sombras

con instinto de primavera,

se vuelven memoria de cuerpos.

Tu sombra se pierde en mi sombra,

busca su origen en el espacio real,

vive dentro de mi cuerpo

y con él muere.


Mientras

Mientras mis pies van

de un puñado de polvo

a un puñado de silencio,

se vacían los monederos falsos

de emociones

sobre el cadáver de las hojas secas.

La humedad de mis ancestros

flota en un tiempo sin expectativas

y entre las cenizas de mis ilusiones

aprieto mano contra mano la vida

de mis raíces dionisiacas que se expanden

donde nacen colmillos cada vez más grandes

para cortar lo que ha quedado de mí.

Mis restos cortados me hablan de primaveras

y las espigas de inexorables quimeras

escalan las palabras

se levantan con las gotas de alba

y el día inicia

mucho más tarde de lo que parece

para segundas oportunidades.


Oportunidades:

Se recuperan los sueños

en una explosión de metáforas,

en la extraña idea de usar el orígen

para vivir en el color de la yerba

el respiro de los ojos de la sabana

donde el tiempo es un vestido añoso,

una toga que la vida se quita

para saltar desnuda entre las flores.

Se recuperan los sueños

y las oportunidades comienzan

sin comienzo

cuando se oye abrir la vida

y deslizarse como agua

en defensa del río,

en defensa de todos

los que, después del naufragio,

cantan.


Distinta

Soy una de esas,

mujer que no ama las promesas.

Después del naufragio canto

sobre la isla de mi hambre que escucha

la nostalgia de los desterrados

desde el país que fue arca

de animales que tantas veces

salen de la eternidad

secuestrada en la tierra firme

para buscar ajenos caminos

en el mar de cuadernos

donde navegan mis versos.


Soy alma

Llego desnuda,

no tengo nada que esconder

y no tengo donde esconderlo

en este viaje loco sin nombre,

incompleto solo en la carne

que desconoce

como alma y censura

esa parte de mí que no soy yo,

ese vicio de los insomnios que salen

con el vuelo del pájaro que aletea

sobre la isla de cuerpo que zozobra

en el mar de la mente que llora

el alma desnuda que va,

donde el agua empuja

sus infinitos manantiales.

Yuleisy Cruz Lezcano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.