3 poemas de Ricardo Acevedo Esplugas

Ricardo Acevedo Esplugas, Director de la Revista digital miNatura y la Revista Digital Tiempos Oscuros, nos comparte 3 poemas.

LEYENDAS URBANAS

El rostro de la virgen, en una tostada con mantequilla.

Titular del News of the World.

Como pequeñas historias furtivas

Que viajan sin control

De Xerox a conversaciones de pasillo

La muerta de la curva, los cocodrilos en las alcantarillas,

El psicokiller de la autopista, UFOS, Ness,

El carraspeo incesante que escuchamos segundos antes de colgar el teléfono, El Mothma, El diablo de Jersey (descrito en 1735)

Ordenes subliminales en los códigos de barra, ¡Mata!, nos ordena el perro

Son los reclamos de la nada: Oui-ja en vivo para todo el país

Hasta que tú (que no ves las señales) comienzas a murmurar:

Bloody Mary, Bloody Mary…


CHANGELING

 “He visto al huevo antes que la gallina.

He visto la primera bellota antes que la encina.

Pero nunca he visto fermentar en una cáscara de huevo.”

Fairy Mythology de Thomas Keightley.

¡Cuidado con lo que dices!

Claman las ancianas de la aldea

Y presurosas cierran y taponean toda rendija

¡Cuidado!

Poniendo un cuenco con leche en el alfeizar

Muérdago y trozos de hierro en la chimenea

¡Cuidado con las narices torcidas y los ojos de gato!

Duendes, trasgos y hadas

De manos y corazones fríos

En su lugar pondrán a su vástago

Pícaro, glotón que irá saqueando de felicidad y amor a la familia que inocente le da cobijo.

Hasta que finalmente regresa a su país bajo La Colina.

Así que presta atención a las Ancianas

Si un día clamas por un hijo a La Luna

¡Puede que alguien te escuche!


MIEDOS DE LA INFANCIA

 “¡Pon!. ¡Pon!. ¡Pon!. El dedito en el pilón”

Fragmento de una canción infantil.

“Jesusito de mi vida, que eres niño como yo…”

Cuando voy a dormir paso revista a mis defensas

Sobre la mesita de noche descansa la lámpara

Bastión final contra la criatura del armario

Cuyo rechinar de diente se confunde con el suave ris, ris de los percheros

Los soldaditos de plomo custodian el perímetro

Que mantiene a raya al monstruo de debajo de la cama

Intentando siempre atrapar mis pies con sus garras ¡chaz! ¡chaz!

“Por eso te quiero tanto y te doy mi corazón”

Que mantiene en su sopor al payaso de cara manchada

Y ni siquiera el póster de tu héroe favorito o el beso de tu madre impedirán

El festín de tú última noche en esta cama

“Tómalo, tómalo, tuyo es mío no”.

Ricardo Acevedo Esplugas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *