3 poemas de «Pellem», de Fran Picón

Pellen es una vuelta a los instantes perdidos, un nacimiento de la palabra en el gozo, como un acto de pasión irrepetible sobre la ortografía de la piel.

Unidad sensible, un vivir por dentro de lo fugaz.

José Antonio Conde.

Pellem (In deversorium sensuum) Piel: el hotel de los sentidos, Fran Picón

Quisiera rubricar el poema

más hermoso del mundo,

ese poema nunca escrito,

que hable de aquella locura

de querernos querer,

sin límites,

sin barreras,

sin distancia ni tiempo.

De «Ante tempus»

Quisiera rubricar el poema 
más hermoso del mundo, 
ese poema nunca escrito, 
que hable de aquella locura 
de querernos querer, 
sin límites, 
sin barreras, 
sin distancia ni tiempo. 

Ser el autor 
del poema más hermoso del mundo, 
jamás leído, 
desnudo de versos, 
inédito en tu vientre.
Fran Picón

De «Tempus»

Soy todos los animales y ninguno, 
la flora y el poniente, 
una canción y sus silencios, 
llovizna en tus labios, 
calor en tu seno. 

Soy el misterio y la insolencia, 
un camino y su regreso, 
chacal en tu pubis, 
un antílope en origen, 
el fin que te nombra. 

Soy todos y ninguno, 
la calma y la tormenta, 
la mansedumbre... 


Soy tantas cosas y nada, 
solo un hombre 
que te quiere.

De «Post tempus»

Podría decirte «te amo» 
y vulnerar la certeza 
de una mentira. 

Hay en esas palabras 
una cortina de miedo, 
un aroma a promesa 
y la textura del deseo. 

Podría callar 
mientras beso tus labios 
y extiendo la mano 
hacia la huida de ti. 

Tal vez, 
profane el templo 
de tu cintura 
con el silencio del adiós. 

Podría decirte «te amo», 
pero elijo la cobardía.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *